Oct 31

Vuelve el hombre · ELPAÍS.com

La izquierda no oculta su entusiasmo por tener un Gobierno con menos ‘bibianas’ y más ‘rubalcabas’

FERNANDO VALLESPÍN 29/10/2010

Nos creímos que nuestro machismo atávico ya era parte del pasado con tanta ministra, una vicepresidenta primera y rompedoras políticas de igualdad. Han bastado un par de cambios en el Gobierno, el cese de la vicepresidenta De la Vega y la eliminación de dos ministras para que volvieran las esencias patrias.

La superestructura tan bien intencionadamente construida por Zapatero se ha acabado desvelando como tal, como un acto de quijotismo en un país de sanchopanzas machistas… Era la señal que la horda masculina de nuestro país, siempre dominante, por supuesto, estaba esperando para volver a lo de siempre. Y no piensen que me estoy refiriendo solo a la derecha, que nunca disimuló su antipatía por las “ministras del Vogue”; me refiero también a la izquierda, que no esconde su entusiasmo por tener al fin un Gobierno “con más rubalcabas y menos bibianas“.

La seriedad, señores, va asociada al poder masculino. Solo él nos puede sacar del fango de la crisis económica y puede proyectar la imagen adecuada para tiempos en los que hay que zafarse de “debilidades” y abordar la lucha final de la legislatura en condiciones agónicas.

Ahora hay que “comunicar” que se es fuerte, hay que echarle un par. ¿Y quién mejor para ello que quienes están dotados por la naturaleza para hacerlo? La política, esto es lo que se destila subrepticiamente de la recepción de la noticia del cambio de Gobierno, exige concentrarse en lo esencial cuando las cosas vienen mal dadas. Lo prioritario ahora es pasar al cuerpo a cuerpo, a una batalla de bayonetas y con toda la caballería; desprenderse de lo superfluo, de lo que adorna pero no suma, como el Ministerio de Igualdad.

No cabe duda de que hemos avanzado enormemente a este respecto, de que la mujer está hoy en España muy por encima del varón en algunas variables importantes, como titulaciones universitarias y presencia en algunos de los cuerpos de élite de la Administración, aunque encalle en los altos cargos directivos de las empresas y siga chocando contra el casi inevitable techo de cristal. Pero lo que no se ha logrado hasta ahora es exorcizar al macho irredimible de nuestro inconsciente colectivo. Ahí sigue, agazapado, esperando la menor ocasión para hacerse presente. Y esa ocasión al fin ha llegado después de tan larga represión. Leer más…

Jul 03

El Burka: Rotundamente ¡NO!

Para quienes aún llegamos a tiempo de conocer que la mayoría de edad era a los veintiún años y no a los dieciocho, que había cuerpos de funcionarias en los que las mujeres perdían el puesto de trabajo si se casaban, que el código penal justificaba al homicida que mataba a su esposa si la encontraba yaciendo en adulterio con otro hombre, que las mujeres necesitaban el consentimiento y la firma de sus maridos para administrar sus propios bienes privativos, que las casadas no podían abrir cuentas bancarias, ni concertar prestamos, ni mover fondos sin exhibir un poder notarial en el que el esposo las autorizaba.

Quienes hemos peleado duramente en público y en privado, y seguimos en ésta tarea de la igualdad que parece no tener fin e incluso dar marcha atrás, el debate sobre el burka suena ya a pitorreo. La musulmanía coloca a las mujeres muchos siglos antes de la edad de la razón y pone en muy grave peligro los logros conseguidos en materia de igualdad, renueva el terrorismo machista y patriarcal de instinto animalesco y cultivado en la fuerza de la violencia física y la sumisión.

Ni el burka ni el niqab (que solo deja al semidescubierto lo ojos) son de recibo en una sociedad democrática, igualitaria y en la que rigen leyes transparentes y del siglo XXI. Y no se puede apelar a la tolerancia ni al derecho de libertad religiosa ni de la propia opción. Intolerante es el que se traslada a vivir a otro país y pretende imponer su ley de origen. Cuando queremos visitar una mezquita, si lo permiten,  en muchas ni eso, las mujeres debemos cubrirnos la cabeza con alguna prenda. Para entrar en la basílica de San Pedro del Vaticano, hombres y mujeres debe portar pantalón largo. Son normas privadas de uso privado para entrar en recitos privados. El que quiera entrar debe respetar la norma.

Con independencia del peligro que atenta contra las mujeres españolas y europeas, aceptar el uso de estas prendas en lugares públicos supone crear alto riesgo de inseguridad ciudadana. En este país, en cualquier país democrático, nos vemos las caras, sabemos con quien estamos hablando, solo se cubren los atracadores, los terroristas y delincuentes, o disfrazados en fecha de carnaval.

No cabe debate alguno, la seguridad ciudadana de los hombres y mujeres de un país está por encima de todo argumentario enmascarado en términos de tolerancia. “Diario Palentino, 4 de julio de 2010!”

Abr 21

Hombres comprometidos. Algo se mueve en torno a la IGUALDAD

VII Encuentro de Hombres y Mujeres por la Igualdad

Sex-iguales ¿Cómo vivimos nuestra sexualidad?

Como se puede deducir del título, el Encuentro de este año tratará sobre el tema de la sexualidad, sobre qué trabas nos ha impuesto la cultura patriarcal, cómo la vivimos mujeres y hombres, qué nuevos espacios de libertad y desarrollo podemos abrir en relación con nuestra sexualidad, etc.

Abrimos el plazo de inscripciones al VII Encuentro de Hombres y Mujeres por la Igualdad. Este año lo celebraremos en el fin de semana del 7, 8 y 9 de mayo y, como siempre, el lugar será la localidad de Fuente de Piedra (Málaga).

Formulario de inscripción: Haz clic aquí

Nov 19

Machismo en el Europarlamento

Del dicho al hecho sigue la máxima vigente. Las leyes igualitarias son un avance indiscutible pero los hechos no acompañan en la realidad. Fotos y más fotos llenas de hombres en los órganos de decisión en todos los niveles nos dicen constantemente quién manda aquí, como una estampida de espermatozoides dándose codazos unos a otros para ocupar el sillón más alto de lo que sea.

Lo peor del caso es que no llegan los mejores sino los menos puros, los amorales, los que no duelen de trampear para conseguirlo. Las mujeres no podemos callar. Así vamos llegando en nuestra revolución silenciosa, aunque demasiado lenta para el mundo. Cuando llegue el gobierno de las mujeres volverá a reinar la paz y habrá despensa y reparto justo, como hacemos las madres en nuestra mesa.

Tal vez sea ya el momento de comenzar a elaborar un catálogo de medidas de presión con el peso de nuestros votos. Sea acercan muchos comiciós, será conveniente idear estrategias de fuerza bajo amenaza de abstención, como parecen marcar las normas del juego que nos son impuestas.

Elpaís.com: Las eurodiputadas, con corbata y currículum, piden más mujeres en cargos relevantes

Reiteran su amenaza de vetar a la futura Comisión Europea para 2009-2014, si el número de comisarias no supera a las ocho actuales.

“Ocho no son suficientes, necesitamos más”, declaró la eurodiputada húngara Zita Gurmai, vicepresidenta de la Internacional Socialista de Mujeres, quien lamentó que por el momento sólo se hayan confirmado tres comisarias.

Y se refieren a todos partidos… sin excepción.

Nov 19

Machismo en el Europarlamento

Del dicho al hecho sigue la máxima vigente. Las leyes igualitarias son un avance indiscutible pero los hechos no acompañan en la realidad. Fotos y más fotos llenas de hombres en los órganos de decisión en todos los niveles nos dicen constantemente quién manda aquí, como una estampida de espermatozoides dándose codazos unos a otros para ocupar el sillón más alto de lo que sea.

Lo peor del caso es que no llegan los mejores sino los menos puros, los amorales, los que no duelen de trampear para conseguirlo. Las mujeres no podemos callar. Así vamos llegando en nuestra revolución silenciosa, aunque demasiado lenta para el mundo. Cuando llegue el gobierno de las mujeres volverá a reinar la paz y habrá despensa y reparto justo, como hacemos las madres en nuestra mesa.

Tal vez sea ya el momento de comenzar a elaborar un catálogo de medidas de presión con el peso de nuestros votos. Sea acercan muchos comiciós, será conveniente idear estrategias de fuerza bajo amenaza de abstención, como parecen marcar las normas del juego que nos son impuestas.

Elpaís.com: Las eurodiputadas, con corbata y currículum, piden más mujeres en cargos relevantes

Reiteran su amenaza de vetar a la futura Comisión Europea para 2009-2014, si el número de comisarias no supera a las ocho actuales.

“Ocho no son suficientes, necesitamos más”, declaró la eurodiputada húngara Zita Gurmai, vicepresidenta de la Internacional Socialista de Mujeres, quien lamentó que por el momento sólo se hayan confirmado tres comisarias.

Y se refieren a todos partidos… sin excepción.