Abr 08

Discursos robados

La mala suerte de las Derechas conservadoras es que en la democracia votemos todos    

        Decía el otro día un lingüista discípulo de Noam Chomsky, que en los animales su forma de lenguaje era el útil para comunicarse, pero en el ser humano el lenguaje de palabra sirve para confundirnos.

            Cada día podemos comprobar este aserto, sobre todo en el lenguaje de los políticos difundido a través de los medios. Hace poco más de tres meses, en la pre y campaña electorales el Sr. Rajoy, cuya sola ansiedad consistía en ese momento en ocupar el sillón de la Moncloa se paseaba por el mundo poniendo verde la situación de su país, hablando de un Estado en quiebra y de una economía fatídica, al poco tiempo se encontró con que buena de la falta de credibilidad internacional en nuestras finanzas eran fruto de su propio discurso ayudado por el siempre contumaz patriota, Sr, Aznar.

            Ahora el vecino francés que nos odia o nos envidia por tener los mejores deportistas del mundo, arrojó sombras de dudas sobre el doping y el mundo le tuvo que llamar la atención. Ahora, que ve perdida su altura de poder (la otra es de nacimiento) intenta robar votos a su oposición poniéndonos de ejemplo de desgobierno socialista. Hasta los portavoces de la UE le han dado un toque de atención, pero… esos “patriotas” escondidos bajo las siglas del Partido Popular parecen entender su patriotismo de forma su singular. Ponen verde a España y los españoles en el exterior y permiten que otros desde el exterior también lo hagan.

           Y después de colocar bien a la familia hasta el cuarto grado, y adicionarse varios buenos sueldos, se colocan la cruz a cuestas para la salir con aire circunstancial en alguna procesión. ¡Hay que ver cuánto fariseo/a hay suelto/a por el mundo!

            La mala suerte de las Derechas conservadoras es que en la democracia votemos todos, es decir un poder numérico, por eso tienen que engañar al electorado para poder llegar a tocar poder y hacer lo que quieren y lo que pensaban hacer, no lo que pregonaban.

            Sin pudor y sin vergüenza, con un cuajo sorprendente, roban cualquier programa de discurso social y si te he visto no me acuerdo. Sus primeras medidas de Gobierno no pueden ser más elocuentes: Desaparecen o merman hasta la inoperancia, las medidas de igualdad, de integración, de discapacidad, de violencia de género, de acceso a la justicia, de seguridad en el empleo, de negociación colectiva, de conciliación laboral y familiar, asistencia, educación, etc., etc., etc. Esto es el Partido Popular. “Diario Palentino, 8 de abril de 2012” y  www.elisadocio.com