May 25

Bankiarota 23.500.000.000 € = 3.910.071.000.000 pesetas (4 billones/pts.) ¡Ahí es «ná»!

      Rodrigo Rato «El facedor del entuerto»

Increíble pero cierto, amenazando poco a poco, escalón a escalón para que nos vayamos asustando a tramos, hoy llega por fin el notición, esperemos que sea la cumbre de la escalada, vamos a aportar a Bankiarota 23.500.000.000€ = 3.910.071.000.000 pesetas.

 

Nunca me he visto en otra igual, ¿serán tres billones, novecientos diez mil setenta y un millones de pesetas? casi no lo se leer, de pronto en la traducción del cambio «Je suis perdue», necesitaría que Rato & Co. me dejasen la calculadora con la que se ajustan sus sueldos e idemnizaciones, en la mía no caben tantos números.

      «…el Estado también pasará a ser accionista de compañías como Iberdrola (3,7%), Mapfre (4,9%), NH Hoteles (9,22%), IAG (6,32%) e Indra (20%), al tener BFA una participación en las mismas detallada entre paréntesis.» Perdón «el Estado» son nuestros bolsillos, de modo que ahora somos copropietarios de hoteles, eléctricas, aseguradoras, etc. Nadie nos ha preguntado, nos cae del cielo. Porque no vamos a ser prestamistas, si no accionistas  en manos del nuevo presidente de impronunciable nombre, que nos embarcará en aventuras inversionistas a resultas de mercado, es decir a ganar o perder el dinero de nuestros impuestos.

La Red echa humo hasta por bulerías, como nosotros por las orejas, y Rajoy “callaba, callaba,…” así nos decía la monja que hacía Jesús en la Cruz. Cruz la de los ciudadanos de bolsillos estrujados y almas rotas.

     Sin querer perdemos los modales y se nos escapan los improperios, nos parece simplemente indecente. Queremos que busquen a los responsables, les embarguen todos sus bienes pasados, presentes y futuros, les inhabiliten para gestionar dinero ajeno,  que investiguen las desastrosas gestiones de Rato en Florida por importe de millones de euros, que nos expliquen aquellas inversiones en “Martinsa, en un banco de Florida, en la Warner, o acciones en Iberia, que no tenían sentido», además de los que se ha llevado.

     Pero insisto que empiecen por los delincuentes, y lo que falte lo ponemos a cuenta de préstamo con intereses.

    Creo que me voy con Homer Simpson, me sentiré mucho más segura y mejor acompañada.