Ene 28

La corrupción que nos une

       Las comparaciones nos parecen odiosas salvo que procedan de concienzudos análisis. Cada día escuchamos en qué comunidad autónoma hay más lista de espera, menos profesores, más parados, menos nacimientos, más despoblación rural, etc. Hoy hablaremos de la lamentable cadena que más une a los españoles, la corrupción. Mantenemos un ejército de políticos podridos insertados como gusanos en nuestras instituciones, en casi todas, porque si lo hacen los de arriba, los de abajo presumen estar dispensados. Si el jefe de gobierno representa a un partido tildado de organización criminal para delinquir, que opera desde una sede pagada con dinero negro, y que tiene a punto de rebasar los mil investigados repartidos entre más de sesenta tramas abiertas, los alcaldes de pueblo, e incluso los presidentes de juntas vecinales, por qué van a ser menos. Así lo vemos cada día, y lo que no vemos, y lo que está por ver. Pero no pasa nada. ¿Por qué? Porque en los viejos partidos hay de todo, como en botica, y aunque es cuestión de grado, el  PP saca distancia maratoniana, al final mejor no hablar. Tuvo que llegar Irene Montero y cantarle al PP lo que el PSOE nunca osó. Los españolitos nos preguntamos: ¿Por qué de los mil cuatrocientos investigados (imputados)  hay en la cárcel menos de cien? ¿Por qué no se aprueban leyes que endurezcan las penas para los corruptos? pues fácil, por previsión, porque mañana pudieran ser tratados con su propia medicina. Y así nos va. Puigdemont se nos sale por la orejas, pero detrás de tanto telonero hay un mapa de corrupción que en julio pasado ponía a Cataluña en cabecera (303) con el doble de políticos investigados que Madrid (145 ) y que Andalucía(153 ), y eso no es persecución

“Diario Palentino, 28 de enero de 2018″

Ene 21

Corrupción y macrocinismo  

              El separatismo ha pasado a segundo plano fuera de Cataluña, ya no ocupa los grandes titulares, con lo bien que estaba viniendo tanto al PP como a Convergencia, pero al final los cadáveres acaban flotando en la superficie. Malos tiempos para el pueblo catalán, demasiadas emociones negativas. La sentencia impuesta a Millet ha dejado sin habla a muchos paisanos que se mostraban tan orgullosos de sus ilustres familias burguesas. Y, es que al final a todo cerdo le llega su sanmartín. Los 60 procesos criminales en los que está implicado o ha sido juzgado el PP  atascan muchos juzgados por toda España. Es increíble que podamos soportar tanta podredumbre, tanto mangante y que su jefe, M. Rajoy, nos siga gobernando. El juicio por la Gúrtel, en instrucción desde 2009, sí que trae titulares de órdago, porque nadie quiere cargar solo con las culpas compartidas y los reos reparten bacalao a diestro y siniestro. Las risitas de Francisco Camps en el juicio por sus trajes tienen ahora su explicación, no es para menos. Ya sabía él que lo de los trajes era una minucia y se carcajeaba en los morros de la justicia y de los ciudadanos tan indignados por unos trajecillos. Claro que, a pesar de lo que declaran sus colaboradores-recaudadores y los empresarios sobornadores, puede que hasta se vaya de rositas por prescripción, por el tiempo transcurrido, porque no estuvo imputado desde el principio ni por falsedad ni por delito electoral. Igual se parte de risa mucho más mientras los expoliados nos quedamos con cara de palo. Esa cuenta debe tener echa ya el gobierno cuando su ministro portavoz, Iñigo Méndez de Vigo, en rueda de prensa ha dicho de la Gürtel que “es un asunto muy viejo”. Ppenosos sin complejos.

“Diario Palentino, 21 enero de 2018”

Dic 24

Catalanes versus catalanes

            No me gustaría estar sentada estos días a la mesa de una familia catalana con divergencias ideológicas. Tan amantes de las costumbres y tradiciones, a las que se agarran como a una cruz de salvación, van a tener que contener la respiración durante las celebraciones navideñas. Porque en Cataluña a nadie se obliga a ser independentista pero se mira de reojo a quien no lo es, lo que se traduce en que la mitad del pueblo catalán mira mal a la otra mitad y eso es un verdadero problema, sobre todo en el día a día de su convivencia. Desde el paleta, que ya hace meses dejó de bajar al bar de su barrio para que no le conminen a manifestar su posición en el Procés, hasta la madre que se considera y quiere seguir siendo española frente a sus belicosos hijos simpatizantes de la CUP hay un abanico de discusiones que suele terminar rehuyendo la conversación y a veces, incluso la compañía. El verdadero autoritarismo que se vive en Cataluña es el de los indepes sobre los demás. Se respira, está en el aire, en las miradas y en las estridentes expresiones, como denominar fuerzas de ocupación a la policía nacional o a la guardia civil. Las elecciones catalanas han dejado sobre la mesa un preocupante plantel, después de ignorar las leyes democráticas por pactos gobernará el sector soberanista que ha demostrado no tener en cuenta a más de la otra mitad del pueblo catalán, y una preocupante ruina económica de toda la comunidad y para muchos años vista. Lo peor vendrá después, el efecto contagio, País Vasco y Navarra para empezar. Qué vivan los reinos taifas. A ningún ser inteligente se le ocurre que siendo menos y más pequeños se puede más, pero las ovejas no piensan y a veces el pastor tampoco. Salud y felices fiestas.

“Diario Palentino, 24 de diciembre de 2017”

Sep 24

Rajoy “El provocador” 

          Esta semana más puntales del PP son declarados investigados por la justicia: dos cargos del PP valenciano  y Carmen Navarro, la tesorera del PP que faltaba, por financiación ilegal de las campañas electorales a base de cobro de comisiones ilegales, blanqueo de capitales y amaño de contratos en administraciones públicas, ninguno ha sido detenido. Además, Alberto Ruíz Gallardón, a la investigación por prevaricación y falseamiento de cuentas en el túnel de la M30, suma un desvío de 83 millones de euros a Panamá en connivencia con el ilustre preso Ignacio González, no ha sido detenido.                  Con el lujazo de plantel de corruptos que va añadiendo, y los que aún saldrán, no es extraño que el PP con Rajoy a la cabeza esté empeñado en agitar la revuelta independista de Cataluña. Al igual que Franco fue el principal alentador del crecimiento de ETA al perseguir a los vascos hasta en su propio idioma e idiosincrasia, así Rajoy, tan mal gobernante como avieso indolente, en vez de suavizar la controversia, sigue calentando los ánimos catalanistas para que no podamos oler la podredumbre interna de su propia casa. Primero no escucha, después amenaza y ahora promueve una movilización inusitada de agentes de autoridad para hacer frente a los disturbios que le gustaría ver, a ritmo belicista, muy de la derecha española. La soberbia les llena la boca anunciando el envío de miles de guardias civiles, policía y armamento pesado.

               Los miembros del Govern, desquiciados y fuera de la ley, arrastran a los catalanes a una fractura interna y con el resto de españoles que será difícilmente suturable, pero la respuesta de Rajoy no puede ser más errónea en el jefe de un Estado democrático. Meter al calabozo y sancionar con multas exorbitadas a altos cargos de una administración pública española es un despropósito cuando no hay caso de peligrosidad social. Ahora quien nos asusta es Rajoy con sus jueces y fiscales adeptos.

“Diario Palentino, 24 de septiembre de 2017”

 

Dic 18

Muchos políticos y poca política

liberalismo“Hace mucha falta que nos lo expliquen con claridad”

            La sensación que llega a la ciudadanía es que las cuitas entre políticos ocupan un espacio que debieran destinar a explicarnos lo que hacen con su mandato. Se pelean por los asientos, por los programas o por la forma de intentar quitarse de  en medio unos a otros, los informantes nos ponen delante de los ojos un panorama desalentador que solo beneficia a los partidos inamovibles que lo tiene claro, es decir a la derecha contumaz. Así lo han entendido en Ciudadanos, abandonan la socialdemocracia y se declaran abiertamente liberales. Qué suerte, dice un trabajador del tajo a cielo abierto, liberal suena a libertad. Ya claro, pero se parece solo en las letras. El hombre, confiado en el sonido de la palabra se queda sin saber que liberalismo es lo que le va a llevar al huerto a cambio de engrandecer las multinacionales, las grandes empresas y los pirata-empresarios sin escrúpulos, liberalismo es adelgazar las normas de protección del Estado, que cada palo aguante su vela, que quien tenga plan privado de pensiones tendrá una vejez tranquila y quien no lo tenga la tendrá miserable. Liberalismo es que solo exista una sanidad pública de ínfima calidad como en los viejos tiempos, te pagas el seguro o te llevan a la beneficencia, lo que ocurre en el admirado país de Donald Trump.

            Si hablas con un liberal te dice que tienen trabajo los jóvenes que se esfuerzan, pero te oculta que su hijo ha hecho un máster de treinta mil euros y ha estudiado idiomas por el mundo y gracias a eso tiene trabajo. El liberalismo es de derechas, es lo opuesto a la solidaridad del grupo social. Es el individualismo y la competitividad caiga quien caiga. Es el mayor obstáculo a la posibilidad de desclasarse por el esfuerzo porque se parte de desigualdad de oportunidades.

            En vez de mostrar tanta bulla interna, la responsabilidad de las formaciones políticas que presumen de mirar al  pueblo, de estar con la gente, de ocuparse y preocuparse por que la mayoría de ciudadanos puedan acceder en igualdad de condiciones a la riqueza común que se paga con los impuestos, debieran, pienso yo, hacer más pedagogía, enseñar lo que significan los términos que esconden traición. No existe el liberalismo de izquierdas, generoso y solidario, el liberalismo siempre es de derechas, llámese PP o Ciudadanos, o sus versiones regionales.

“Diario Palentino, 18/12/2016”