Ago 20

 Ojo por ojo

            Cada día leemos noticias sobre atentados mortales en diversas partes del mundo. Lo leemos o lo escuchamos como un rugido de fondo que nos disgusta pero al que no prestamos mayor atención. Allá, en nuestro inconsciente lo sentimos como cosas que pasan en esos países bárbaros. Lo malo viene cuando el ataque asesino ocurre a la puerta de casa, entonces se nos encoje el corazón y no sin cierto morbo nos pegamos al televisor para no perder detalle por horrendo que sea de esa masacre inhumana que vivimos como injusta y temible. Es entonces cuando nos sale la sombra negra que todos llevamos reprimida dentro del alma y se nos desatan unos terribles e incontrolados deseos de venganza, queremos que se inflija a los responsables los mayores sufrimientos inimaginables, que los corten la piel a tiras, que envuelvan sus cadáveres en piel de cerdo y sean enterrados en lugares secretos para que no puedan llegar al paraíso donde les esperan decenas de vírgenes. No me lo estoy inventando, así reza un curioso vídeo fruto de la rabia repentina que circula por wasap. Porque el primer impulso de nuestra sombra defensiva es aplicar el ojo por ojo. El ánimo justiciero dispara el convencimiento de que el que la hace la paga. Así es como lo han vivido ellos, los yihadistas. En ese lugar de la sombra de la mente se han quedado después de que por orden de José María Aznar y sin preguntar a los españoles fuéramos a bombardear a sus inocentes familias convirtiendo sus propias casas en ratoneras de dolor y muerte. Quiere el susodicho ahora distraer la atención de la causa, que también lo fue del 11M, y dar argumentos a los suyos aludiendo al mito de la recuperación de Al-Andalus. Aquella guerra injusta y asesina sigue haciéndonos pagar la mala sombra y la soberbia de aquél infausto gobernante que aún hoy tiene la osadía de intentar emborronarlo todo para desviar la atención de su total culpa. No la hagas, no la temas.

“Diario Palentino, 20 de agosto de 2017”

Ago 06

Encuesta CIS: PSOE, del 17 al 25%

          Por fin parece que el PSOE saca la cabeza del agua y respira con buenos ánimos el pronóstico de estimación de voto del último análisis del CIS. Liquidada, al menos de cara al público, la guerra interna, el PSOE vuelve a ofrecer credibilidad y avanza para recuperarse como alternancia en el poder. Desde 17% hace diez meses, hasta casi 25% del mes de julio es mérito de Pedro Sánchez pero sin obviar que Susana Díaz tiene su importante papel aportando el prestigio y peso electoral del PSOE andaluz. Aunque conseguir la cohesión interna dentro del partido llevará su tiempo y su trabajo, lo que interesa a los españoles es tener una opción política en quien confiar, el nuevo PSOE llega con renovado discurso y propuestas adaptadas a las necesidades que no han encontrado respuesta válida en el actual gobierno del Partido Popular.

            La ciénaga de corrupción en el PP que ocupa cada día los titulares se ha convertido en preocupación de primer orden para los españoles, de modo que el PSOE nutre su crecimiento de ex votantes no fidelizados del PP, de la recuperación de propios votantes que ante la bronca se habían pasado a la abstención, y de algunos de Unidos-Podemos, que no obstante crece levemente. Ciudadanos cede décimas y no consigue captar a los desencantados con el PP. En cualquier caso el bloque de centro izquierda (45%) ganaría al de centro derecha (43%) bajo una primera consigna guía, la de desalojar a Rajoy y su partido corrupto de la Moncloa. Una gran responsabilidad se cierne ahora para lograr la posible confluencia entre PSOE y Unidos-Podemos, tendrán que presentarnos propuestas claras sobre políticas económicas, sociales y territoriales. La cuestión catalana y el nuevo enunciado de la plurinacionalidad llevarán a una reforma constitucional de difícil consenso. Los próximos meses y años se aventuran de mucho y concienzudo trabajo de negociación. Quizás al PP convendría ir pensando en su refundación.

“Diario Palentino, 6 de agosto de 2017”

Jul 30

Rajoy no sabe nada

            ¿Acaso alguna mente ingenua albergaba esperanza en que D. Mariano diera alguna pista válida para condenar a su partido, ese que le da la vida política que disfruta a base de dedicación? Disfrutar, he dicho disfrutar y no sé muy bien por qué, en realidad con ese carácter gallego-flemático, pido perdón a los gallegos divertidos, nunca se atisba que está pasando por su cerebro emocional. Ni sabe, ni supo. A pesar de ocupar las máximas responsabilidades en la cúpula del Partido Popular responde con escalofriante frialdad que “No tuve conocimiento porque no me preocupo de esos temas”, él no se ocupaba de esos pequeños detalles como es la propia ciénaga interna. Fundamenta su discurso en que le dijeron, alguien le dijo…, que se estaban produciendo pelotazos urbanísticos en ayuntamientos de su gobierno, que unos proveedores estaban utilizando el nombre del PP, aunque desconocía que hubiera ilegalidades, “no me gustaba”. “No se le vuelve a concretar y punto”, pero siguieron contratando con las empresas de la trama Gürtel: “yo lógicamente no voy a hacer el seguimiento, tiene usted que entender que es muy difícil porque hay 8.000 municipios en toda España”, de lo que se deduce algo que los españoles ya intuíamos, al Sr. Rajoy España le viene grande.

            Jamás se ocupó de asuntos económicos, jamás tuvo conocimiento de contrataciones ilegales pero las prohíbe, jamás recibió sobresueldos pero dice a Bárcenas. “Luis, hacemos lo que podemos”, nunca supo qué pasaba en Arganda del Rey pero “le dije a Esperanza Aguirre: ocúpate de esto”, nunca supo nada de la financiación ilegal ni de la caja B pero sí sabe que las vacaciones familiares del 2014 a Canarias se las pagó su partido. En un momento de su sustanciosa declaración se vino arriba para decir ufano: “No sé si ha equivocado de testigo”, lo que provocó la reprobación del presidente de la sala. El espectáculo de la indecencia en estado puro. Marca España.

“Diario Palentino,  30 de julio de 1017”

 

Jul 23

A vueltas con nombres comprometedores

         Hacer y deshacer todo es labor. El ayuntamiento palentino acuerda retirar el nombre de Marta Domínguez al pabellón municipal de deportes y en la misma sesión aprueba llamarlo España-Duero. El descontento se respira en las calles de la ciudad, no tanto por el primer acto como por la decisión de colocar en un espacio público ciudadano el nombre de una empresa financiera que arrastra consigo los demonios de la corrupción de los últimos tiempos: investigados por estafa piramidal, créditos autoconcedidos por los propios altos cargos a sus empresas, cobros hipotecarios indebidos, políticos negligentes en su deber in vigilando, rescate a costa de las familias españolas y la reciente denuncia del FROB ante la fiscalía anticorrupción por nueve operaciones irregulares que sumarán perjuicios económicos por unos 120 millones de euros. Al descontento general se añade el de los individualmente afectados por cláusulas suelo, participaciones preferentes y subordinadas, ejecutados por impagos de hipotecas, etc. Ni aunque fuera el nombre de otra entidad menos polémica, no procede, no es bueno para la ciudad.

            Cien mil euros es el precio por el que algunos munícipes han vendido el nombre y la publicidad hasta diciembre de 2018, fecha en que se tendrá que hablar otra vez del tema. Un ejemplo más de mezclar churras con merinas y crear polémicas por cuatro perras que supone este mecenazgo en el global del presupuesto vigente de casi ochenta millones de euros. Vale que se muestre la publicidad interior del patrocinador, pero el nombre del pabellón que sonará fuera no añade nada favorable a la marca Palencia ni crea identidad estable. Denominar los espacios públicos de forma permanente y definitiva con referentes tradicionales o geográficos evitaría controversias innecesarias y una mayor sensación de integrar lo nuestro. Además el deporte ya está bastante contaminado por la sombra de los intereses crematísticos.

“Diario Palentino, 23 de julio de 2017”

 

Jul 16

Hoteles sin niños, aviones sin niños

       Desde hace unos años cada verano se reproduce la polémica sobre la conveniencia de limitar el acceso a familias con niños en algunos espacios vacacionales. Aunque en España está prohibida esta pauta, de hecho muchos establecimientos se anuncian como románticos, respiro para parejas o lugares de silencio, excusas para no hacer reservas a estos huéspedes pero sin herir la sensibilidad ni caer en discriminación.

      A esta práctica se van sumando líneas aéreas, de momento orientales, donde dentro de la nave se crean zonas prohibidos para menores de 12 años, sobre todo en viajes de largo recorrido donde hay pasajeros que van trabajando o durmiendo. Los detractores argumentan que es una medida discriminatoria por razón de edad y esgrimen que peor vas si te cae al lado un viajero maloliente, maleducado, roncador o jugador compulsivo de juegos de móvil con sus machacones ruiditos a todo volumen, y lanzan a los prohibicionistas hoteleros el maleficio de que ojalá les toque en vecindad una pandilla de adultos de 18 a 20 años. En Renfe, los coches de silencio tienen unas normas tan simples como: no hablar por teléfono, dispositivos electrónicos sin sonido, usar auriculares y mantener conversaciones en bajo tono de voz y breves. Llegar a explicar esto por avisos escritos para general conocimiento retrata el nivel de respeto y civismo de una población.

       Todos tenemos derecho a no ser molestados en nuestra tranquilidad, en nuestro espacio de paz, máxime cuando pretendemos alejarnos de la bulla y el nerviosismo cotidiano. Niños descontrolados y padres gritones o pasivos son la ofensiva que se quiere evitar en los lugares de vacaciones. Y en este punto la pregunta es: ¿Educan los padres a sus hijos en el respeto hacia otras personas? ¿Respetan ellos mismos las normas de convivencia social? La mente de los pequeños es materia moldeable, de tal palo tal astilla, luego las prohibiciones están justificadas.

“Diario Palentino, 16 de julio de 2017”