Feb 14

Ya van llegando las mujeres aguerridas…

Beatriz Talegón                Las valientes, las que además de estar indignadas son valerosas, porque intuyen el camino auténtico que debe seguir la sociedad para recuperar la dignidad. No están “hipotecadas”. Luchan por lo que creen y desconfían de quienes las quieren manipular.

            Me refiero a Beatriz Talegón, dirigente de la organización internacional de jóvenes socialistas, que se lanzó en un discurso imbatible desafiando a todos los gerifaltes apoltronados en poderes que no merecen porque hacen un uso pérfido y torticero de la representación que ostentan, y a la que ahora están utilizando para lavarse la cara y las manos.

            Soledad BecerrilSoledad Becerril* , marquesa de Salvatierra, Defensora del Pueblo, asumiendo el papel que designa el nombre de su cargo informa negativamente la legislación gubernamental (Ley de Tasas) que dificulta y/o impide la defensa judicial de la persona y los bienes de muchos ciudadanos, hasta el punto de que el gobierno mismo, que la puso donde está, tiene que arrepentirse y dar marcha atrás en su dislate.*Unos dìas después: «Los suyos» la convencen y da marcha atrás abandonando a los ciudadanos. Con la Derecha nunca se puede cantar victoria si errar.

Ada ColauAda Colau, portavoz de la PAH, Plataforma de Afectados por la Hipoteca, luchadora incansable y enérgica, que sin medios consigue que dejen de remolonear nuestros parlamentarios después de lograr aunar las conciencias de casi un millón y medio de ciudadanos sensibles para hacer frente a una legislación cruel que destroza las familias, esas que tanto enarbolan como fatua bandera los mismos que las desprotegen.

TeresaForcadesSor Teresa Forcades, monja benedictina, especialista en medicina interna e ilustre teóloga feminista en el marco de la Doctrina de la Liberación y la Sociedad Europea de Mujeres Teólogas. Incansable luchadora contra los crímenes y delitos atribuidos a las multinacionales farmacéuticas, apadrina la formación de una Plataforma Social en Martorell que congrega AMPAS, secciones sindicales, partidos políticos (ICV, ERC, CUP, PSC y EUiA) y personas por cuenta propia, abogando por la movilización social como vía para salir del sistema capitalista y enfrentarse a esa “mano invisible” “que permite que los más poderosos tengan privilegios que la ciudadanía no tiene”

             ELLAS luchan con sus escasos medios, apenas su voz y su entrega desinteresada cerca del pueblo, en las calles, en las redes sociales, taponando la puerta de los que van a ser desahuciados o tapando la boca de tanto hombre encorbatado que dice reunirse, debatir, pedir y crear inútiles comisiones, estudiar y gastar la vela pagada con los dineros públicos en la confianza de que pase el tiempo y vengan días, vengan ollas.

vengan días, vengan ollas

            Y así se va escribiendo la historia de la humanidad, cíclicamente, como las crisis, siempre vuelve a empezar por el capítulo uno, al terminar en el epílogo. Al final de toda cruenta historia, cuando los hombres han perdido las hachas de guerra en la batalla y andan como zombis que se creen vivos, sin proyectos ni estrategias y vagando derrumbados, tienen que llegar las mujeres a recoger los restos y volver a recomponer un hábitat de supervivencia, para que la humanidad continúe el círculo y vuelva a hacer lo mismo.

            Unas pocas mujeres de avanzadilla que vienen a enmendar la plana a tanto valentón de ego subido, mucho fardel y poca merienda. Unas pocas, de momento, abriendo camino entre centenares/miles de hombres que se aplauden a sí mismos atrincherados detrás de sus trajes como parapeto de unos poderes que desde hace mucho tiempo los ciudadanos les hemos retirado. «Diario Progresista, miércoles, 20 de febrero de 2013»

May 05

Vuelta a la MADRE

Cuando no tenemos palabras, siempre se nos escapa ¡Ay Madre!

            En los tiempos que vivimos el mundo de los afectos está en desuso, hemos pecado gravemente al considerar el bienestar solo en su aspecto material, hemos confundido la calidad de vida con tener más cosas, caprichos o recursos. Cambiamos el gozo de disfrutar con los hijos, los abuelos, los amigos y la familia por trabajar más duro y más tiempo en la ansiedad de poder cambiar de coche, de móvil o de casa para igualarnos a otros simples.

            El romanticismo está en desuso, la palabra Amor resulta cursi. Todo lo relacionado con el sexo prevalece, como consumo, como éxito, con artificios que sustituyen a las habilidades, a la entrega, al mismo sexo. Está en cartelera la cocina elaborada, de “diseño” dicen, con mucha palabrería y poco alimento, snob y a precios astronómicos, además lo llaman “arte”, y sin embargo esos artistas/restauradores (¿de qué?) no saben servir una simples lentejas caseras con sabor de hogar.

            Nuestro contacto con la Naturaleza, con la Pachamama de la que formamos parte tiene que ser ahora a través de unos palos de golf, de una bicicleta superligera de aleación titanio última generación y un vistoso disfraz, también último modelo de la pasarela pijo-deportiva, por poner un ejemplo más.

            Con el mismo materialista recorrido hemos subordinado a la Madre, nuestra madre, la biológica que nos parió o la que ha nos querido, criado, aconsejado y dirigido en nuestro primeros y después tumultuosos adolescentes años. La que vela nuestras enfermedades o recaídas sentimentales, nuestros contratiempos laborales o familiares.

            Nuestra madre, el seno acogedor, el consejo desinteresado, el sacrificio nunca suficientemente reconocido, el refugio ante los temores, el abrazo protector, sin condiciones, sin plazo ni término. Porque cuando no sabemos qué decir, o no tenemos palabras, o nos sorprendemos, o nos quejamos o simplemente hablamos a solas con nuestros pensamientos, la expresión que se nos escapa es siempre, ¡Ay Madre!

                  Quiero reivindicar el retorno sin pudor a los mundos del sentimiento que hemos congelado, en volver a humanizarnos y a soñar en el calor del hogar que solo una Madre sabe dar. Comer un platito de lentejas caseras en amor y compañía de mi mamá y su sabiduría es el mejor regalo y la mayor satisfacción en este día.

                 Gracias por seguir ahí ¡Y que me dures muchos años más!

Diario Palentino 06/05/2012

 

 

Mar 22

Mujeres y reforma laboral

Se vuelve a atacar a las mujeres con el arma de la maternidad como una debilidad perjudicial para los beneficios empresariales.

            Es inevitable desglosar un análisis del efecto que sobre las mujeres va a tener la controvertida Reforma Laboral recientemente impuesta a golpe de mazo por el actual gobierno conservador. Aunque solo sea porque somos la mitad de la población humana sobre el planeta.

            A estas alturas a nadie se le oculta ya que aún queda un ignominioso camino por recorrer para las mujeres, máxime cuando ahora toca volver hacia atrás en las seculares conquistas sociales. La reciente Reforma Laboral continúa en la misma dirección. No se han estudiado detenidamente las repercusiones que sobre la vida cotidiana de las mujeres tienen las atroces medidas adoptadas en aras de una incomprensible concepción de “los mercados”, esos entes invisibles y voraces que solo se manifiestan mediante números y que tanto hacen temer con tan solo nombrarlos.

Además de las medidas que nos afectan a las mujeres propiamente  como reducir la baja maternal o modificar a menos los permisos de lactancia, de rebote todas las demás modificaciones nos va a repercutir especialmente porque el empresario, por su cuenta y al margen de toda negociación, podrá variar las funciones del puesto de trabajo, la jornada laboral, el salario o el desplazamiento del centro laboral además de incentivarse la suspensión temporal del contrato y considerar como despido procedente la ausencia justificada del veinte por ciento de la jornada en dos meses, aunque sea con baja médica por enfermedad.

En una lectura rápida podemos ver como queda en manos de la empresa que las mujeres puedan conciliar su vida familiar y maternal con el trabajo si están sometidas a variaciones de jornada, de lugar de trabajo, despido por baja, etc. Se vuelve a atacar a las mujeres con el arma de la maternidad como una debilidad perjudicial para los beneficios empresariales.

En un primer momento al comienzo de la crisis las mujeres encontraban empleo con más facilidad aunque de más baja calidad y salario pero avanzando la cosa se complica, ahora son las jóvenes las que quedan descolgadas. A pesar de todo desde el año 2008 más de 500.000 amas de casa han salido a buscar trabajo para ayudar a sus familias ante la imposibilidad de que lo encuentren los varones de su casa (200.000 en el 2011, 100.000 en el 2009, etc.).

Y ya son un millón quinientos mil los hogares españoles en los que ninguno de sus miembros obtiene ingresos, consecuentemente el consumo de alimentos ha descendido tan solo en el año 2011 entre el 5 y el 7%, sobre todo en lo referente a alimentos frescos y sanos, volviendo los ojos a las conservas, los congelados, las marcas blancas y con merma en el consumo de frutas y verduras lo que inexorablemente repercutirá en la salud familiar y unido a los recortes en atenciones médicas y sanitarias, la salud de las familias es previsible que empeorará considerablemente durante los próximos años y consiguientemente la esperanza de vida.

Las perniciosas consecuencias de esta atroz Reforma Laboral las veremos a medio plazo, y lo peor de todo es que no sirven para crear empleo si no para destruir consumo, producción, empleos, bienestar y salud. Nuestra fe en la clase gobernante esta tocando suelo. «Periódico CARRIÓN, 2ª quincena marzo 2012»