Ago 23

Niñas castradas-Expulsión automática de los padres

cabecera-firma-mutilacion-genital-femenina17.000 niñas en España en riesgo de castración, y ¿nadie puede hacer nada?”

               Las mujeres residentes en España, de cualquier edad y condición tienen derecho a ser respetadas en su integridad física y moral. No es de recibo quedarse de brazos cruzados y alegar que en sus países de procedencia no está penado para escurrir el bulto y mirar para otro lado. La Justicia ha de ser firme e inquebrantable en esta materia. No hay disculpa para costumbres espantosas. Si no existen los cauces habrá que arbitrarlos ya, con toda urgencia, los Derechos Humanos tienen vigencia universal, cualquier mujer del mundo debe ser protegida de estas atrocidades.

               Los padres de las cuatros niñas castradas en sus vacaciones, vaya vacaciones, en Mali, son los primeros y últimos responsables del cuidado de las hijas, ni abuelos, ni despistes. Por comisión, por omisión o por negligencia en su deber de vigilancia, las niñas han sufrido una daño atroz e irreparable.

               Esos padres merecen el castigo más duro. Que caiga sobre ellos toda la fuerza de la ley penal. Si un país civilizado les ha admitido como residentes para convivir con el resto de la sociedad, será porque saben comportarse como seres civilizados. En caso contrario, y teniendo en cuenta la flaqueza de las leyes españolas para proteger a las mujeres y a los menores, lo que procede es la expulsión. Si se estableciera que todo aquél padre que consienta la ablación del clítoris de sus hijas sea inmediatamente expulsado del país, no harían falta los paños calientes que propone el Fiscal de Menores para escurrir el bulto. Educación, ya sabemos. Esos vicios tan terroríficos no pueden ser abarcados solo con la educación, requieren una amenaza acorde a su peligrosidad.

               La hija mayor que lo ha denunciado es condenada, con las otras tres, por el Sr. Fiscal, apodado Defensor del Menor, a seguir viviendo bajo el mismo techo de sus padres, porque considera que retirarles la custodia es mucho peor. Como siempre. Otra vez. Las mujeres agredidas sufren siempre doble condena, la segunda al denunciarlo. Qué horror. A ver si los hombres que legislan se aclaran. Este tipo de criminales solo entienden el idioma que practican: cárcel o expulsión. Si la costumbre fuera castrar a los niños varones ya hubieran encontrado rápidos recursos legales o pragmáticos para evitar esta violencia “costumbrista”. Habría que preguntar a los agresores: ¿Qué tal, si retomamos las costumbres medievales y les condenamos a que se les rebane la piel a tiras? Aplicando su razonamiento, así era la costumbre.

“Diario Palentino, 23 de agosto de 2015”

Ago 09

Padres que matan a sus hijos

estudios-extranjeros-contra-leyes-de-custodia-compartida-1-728“Custodia compartida, un atentado contra la maternidad”

            El machismo deja su impronta en las leyes promovidas y defendidas por algunos hombres que adolecen de tal mal. Habría que tirar del hilo y deshacer la madeja hasta llegar al final del cabo y estudiar la mente del ilustre que decidió poner sobre papel la custodia compartida de los hijos habidos en el matrimonio que se separa. ¡Enhorabuena!. Bajo su conciencia caigan las muertes de las niñas degolladas, con una radial, por su propio padre en Galicia, o los dos menores ejecutados por el suyo en Castelldefels, o el niño de diez años en torrevieja, y tantos otros que no cabe enumerar y los que quedan por caer.

            La función del padre es, además de echar un placentero polvo para procrear, proteger a sus hijos y procurarles el bienestar material y emocional necesario para su desarrollo como adultos maduros y equilibrados. ¿Puede un maltratador cumplir con sus deberes de padre? ¿Puede un hombre que desprecia a su compañera y la agrede, la insulta o la tiraniza, ser un buen padre? ¿Puede el violento transmitir un modelo de conducta civilizada?

            Nuestros representantes en el parlamento, a veces, parece que actúan a golpe de implicación propia. Después, algunos jueces se ven reflejados en el asunto y, también, resuelven como si fuesen parte. Porque no hay nada que revuelva más las entrañas que los conflictos emocionales, por eso hay que tener sumo cuidado con lo que se impone por la fuerza. Casi siempre las mujeres llevamos la peor parte; detrás de cada logro viene una contrarreforma propugnada por reaccionarios que no soportan la libertad de quienes consideran sus subordinados. Esos que tienen su valía personal en la entrepierna, y su poder en imponer su voluntad.

            Nuestra lucha siempre es de frontera. A la más mínima corren el mojón y nos invaden la autonomía. Y, si nos dejamos, también la dignidad. Los hijos nos hacen vulnerables; por ellos soportamos, accedemos y hasta nos doblegamos. La amenaza del macho terrorista es poner de pantalla a los hijos. El caso Bretón es el final de una venganza contra la mujer-madre. Pero sin llegar a esos extremos, cada día, son muchos los padres que no vacilan en instrumentalizar a los pequeños para doblegar a sus parejas. La custodia compartida impuesta, no acordada por los progenitores, es el mejor instrumento para que ganen los tiranos, pierdan las madres y se destroce a los hijos.

“Diario Palentino, 9 de agosto de 2015”

estudios-extranjeros-contra-leyes-de-custodia-compartida-4-728

Ago 02

Mariano se va de veraneo

Screenshot“Tan aplicado en los deberes este año, deja atado al que venga con los Presupuestos aprobados”

             Rajoy se elogia a sí mismo, mientras los oyentes escuchamos pasmados el despliegue de ese ego descomunal que le impide, incluso, darse cuenta de sus muchas torpezas.Tan terco como confiado, sale a escena seguro de que lo que va a decir son obviedades de tal categoría que nadie las podrás debatir, como, por ejemplo, que “en Cataluña hay muchos españoles”. Tócate un pie Mariano, lo que no habrá será marcianos. Las previsiones se han cumplido mucho mejor que las del hombre del tiempo. Los nombres de la corrupción, Bárcenas, Gürtel, Púnica, sede del PP, etc. ni mentarlos. Autocrítica, ausente. Contestar a las preguntas de la prensa, de aquella manera. Pero…, meter miedo y amenazar con Grecia o con lo que puede pasar si no votas PP, en eso se ha explayado. Que si los pactos de los ayuntamientos, que si “esos otros” que prometen…, uh, qué miedo, vuelven los rojos, vuelve el desastre.

            Lo que importa es salvar la economía de los bancos, las finanzas de la bolsa, aunque no repercutan en los sueldos, ni en las becas, ni en las atenciones sociales, ni en la vida cotidiana de las familias. Llenar la bolsa, es la política del Partido Popular, pero la propia. Desde que comenzó su etapa de gobierno los ricos lo son más, y los pobres también, más y más pobres. Lo ha dejado claro el resultado de las últimas reformas fiscales, han desaparecido 150.000 contribuyentes que ganan más de 60.000 euros. Lo que no pagan ellos lo suplirán esa mayoría que gana bastante menos. El dinero, que es materia, no desaparece, solo cambia de bolsillos.

            El Presidente se va de vacaciones dejando la educación echa un guiñapo bajo el atropello de la LOMCE. Como premio manda al exministro causante de embajador a la OCDE en París. En los colegios de las diversas comunidades autónomas hay un guirigay nunca visto en Educación, y justo en las fechas de decidir la programación; profesores, directores, libreros, padres y madres, sufren la confusión. Para nota, señores gobernantes del PP. Queda patente su preocupación por la formación de los españolitos de mañana, o bien, esperan que vayan todos a pagar cuotas a sus colegios privados, esos que separan a los niños de las niñas. Luego, no saben por qué ayer mismo, otro padre separado acaba de degollar con una radial a sus pequeñas de 4 y 9 años.  ¿No se les ocurre por qué será?

“Diario Palentino, 2 de agosto, de 2015”

Jun 07

Aprendiendo a pactar

CGMz1bPXEAEx4Ma“Algunos todavía no se ha enterado de que los ciudadanos queremos cambio”

               El culebrón cotidiano de los pactos atrae más la atención ciudadana que los folletines lacrimógenos o la clasificación de los equipos futbolísticos. Al final de cada jornada la pregunta estrella es: cómo quedan los ayuntamientos o las comunidades autónomas pospactos, quién se ha visto con quién, en reunión secreta o anunciada, si han cerrado algún tema, y hasta cuál ha sido el menú: tortilla francesa, ensalada y pescadito, en fin, comida sana y popular, lejos de los miles de euros de las escandalosas tarjetas negras. Gestos que acercan al pueblo. Eso está bien, transparencia y cercanía. Qué bonito.

               Ahora vamos con la enjundia. Para los elegidos, consiste en darse por enterados de que los ciudadanos hemos votado cambio, no solo de partido de alternancia en el gobierno, sino en el amplio campo de las formas de hacer política, para que nos escuchen a lo largo de toda la legislatura y  no olviden que solo son mandatarios públicos, mano ejecutora que cumplirá con su deber consiguiendo el bienestar y la justicia para sus mandantes.  

               Por nuestra parte, la de las mujeres, seguimos con especial atención los avatares a que son sometidas las valientes que han irrumpido en las alturas de la política sin proceder de los talleres de manufactura de los partidos. Manuela Carmena, Mónica Oltra y Ada Colau, entre otras, están sufriendo la doble persecución, primero la de los adversarios que quieren ocupar su lugar aunque los votos les hayan sentado en la fila de atrás, y además, como siempre, una especial asechanza por ser mujeres, ya se sabe, tenemos que demostrar doble valía que el más valioso hombre.

               Los nervios atacan a PP y a PSOE. En su parafernalia preelectoral se han cebado en críticas e improperios contra las formaciones nuevas, ahora toca comerse las palabras y salvar el tipo a cualquier precio; el PP dice que es de centro-centro, vamos casi de izquierdas; el PSOE  se siente  portador de la reserva izquierdista española, aunque bloquee de forma furibunda a Mónica Oltra en la Comunidad Valenciana. El PP, quiere a Ciudadanos por vivir, los reconoce como hijos propios, y  no andan descaminados. Albert Rivera es quien peor lo tiene, no puede pactar con izquierdas porque es centro-derecha, pero si se deja fagocitar por el PP sus días están contados. Seis días quedan, los pulsos se aceleran, momento histórico, no me lo pierdo.

“Diario Palentino, 7 de junio de 2015”

May 03

Ser o no ser madres…, that is the question

madre-baby

“Para las triunfadoras es una decisión muy difícil”

“Aún quedan muchos machos que nos quieren para ponernos a parir a sus hijos entre otros menesteres”

                El feminismo, que siempre es de frontera, pelea/ba/rá por conseguir igual consideración legal, material y social para los hombres y para las mujeres, y cuando ya parecía que todo fluía a favor de conseguirlo, llegó la perversión del objetivo. Las mujeres nos incorporamos al trabajo remunerado añadido al de la familia, marido, padres, hijos y amplia parentela, pero nos ha compensado salir del aislamiento y abandonar el sueño culpable de echar un buen polvo con el pescatero como liberación mental y abstracción momentánea en un encuentro solitario con nosotras mismas.

                Otro logro de igual categoría fue la libertad sexual sin temor a derivar en consecuencias no programadas. Pero, que las mujeres, siempre obedientes y subyugadas, pudiéramos disponer del dinero ganado y del propio cuerpo fue el colmo de la confusión para los machos educados en el secular ordeno y mando patriarcal. Carnet de conducir, coche propio, independencia económica, libertad de movimientos y de elección de pareja. El divorcio, ah, el divorcio, vaya puñalada trapera para los irredentos maltratadores, para los dominantes y esclavizadores, se les acabó la fiesta.

                Por fin, el aborto, la libertad para decidir tener o no hijos, cuándo y con quién. Eso ha provocado la más furiosa indignación de los clérigos purpurados, de las monjas, de las viejas, de los meapilas, de los de la adoración nocturna o vespertina en las casas de lenocinio, en fin, de todos aquellos que no podían o no les estaba permitido tenerlos, o bien, de los y las conservadores/as que, en caso de infortunio y embarazo inconveniente, con su dinero llevan a la niña de vacaciones para desembarazarse.

                Pero la cuestión de la responsabilidad de los hijos aún está por resolver. La dedicación material y afectiva cotidiana, las renuncias a la propia vida personal, profesional, de ocio, etc. sigue alojada sobre las mismas espaldas. Para las triunfadoras es una decisión muy difícil. Ellos han ganado con la liberación femenina, pueden decir que no se casan, no adquieren compromisos, o las ponen a la firma una separación de bienes, así van haciendo su patrimonio unipersonal mientras ellas merman su crecimiento profesional pariendo, criando, educando y atendiendo a la prole común. Un pan como unas tortas.

“Diario Palentino, 03/05/2015″01