Sep 03

Rajoy adherido al asiento presidencial

         Una de las condiciones que puso Ciudadanos para dar el voto de investidura a Rajoy consistía en la aprobación de una ley que limitara a un máximo de dos legislaturas el mandato del presidente del gobierno de España. Por supuesto que el PP aceptó sin rechistar aquellas condiciones y por supuesto que no las ha cumplido como era de prever, ni la mencionada ni la de limitar el escandaloso número de políticos aforados, entre otras muchas. Rajoy forma un bloque único con su sillón desde el año 2011 y no tiene ningún interés en ponerse a cumplir promesas que le perjudiquen. El miércoles pasado Albert Rivera anunció que su partido está preparando el texto de un proyecto de reforma de la Ley de Gobierno que limite a ocho años la permanencia de la misma persona en la presidencia. La abrupta reacción del PP contra quién le dio el asiento no ha tardado ni ha sido comedida. Como es habitual, en su respuesta Rajoy se dio un paseo largo por los cerros de Úbeda porque “ahora hay otros retos y prioridades” en España. Sus portavoces cantan en otro tono; González Pons pasa directamente a la ofensiva personal y trata la propuesta de “gracia populista” que ““no se le ocurriría ni a un estudiante de primero de Derecho”; Martínez Maíllo dice que Rivera tiene miedo a Rajoy, pero que hay “Rajoy para rato”; Méndez de Vigo asegura que para tomar esa medida habría que reformar la constitución y “no es sencillo”. Pero sí lo han hecho varias comunidades autónomas: Castilla La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Murcia, y en trámite Andalucía y Madrid. En el exterior EEUU y Francia son otros dos ejemplos. Rajoy no va a ceder un ápice, se pegará al sillón con cola de contacto si fuera preciso, saltarse los pactos y los acuerdos es su especialidad. Podemos apoya a Ciudadanos. El PSOE no se ha pronunciado, lo está estudiando. Desde la tribuna de oradores Rivera lanzó: “El PP no tiene remedio y no va a afrontar la corrupción”, pero está en el poder gracias a Cidadanos. Entre ellos se entienden, nosotros nada.

“Diario Palentino, 3 de septiembre de 2017”

Dic 04

El rector plagiador

plagios-marketing-digital-8La corrupción de los tentáculos del PP llega hasta la universidad

            Hay esferas de la sociedad que todavía merecen un respeto en el imaginario colectivo, y una de las pocas que quedan es la Universidad. Considerada como cuna del saber, de la innovación, de la cúspide de la docencia y de la formación del conocimiento crítico, goza del supremo valor de encabezar todo avance científico y cultural de la organización humana social, pero ha sido tocada, también, por la sombra negra de la corrupción de esta derecha española que engaña y, a quien, sorprendentemente, se la perdona.

            La Universidad Rey Juan Carlos I es pública, se mantiene con dinero de los impuestos ciudadanos y de las carísimas matrículas de los estudiantes, pero se gestiona de aquella manera, por ejemplo contratando a la hermana de Cristina Cifuentes, porque era la que más méritos tenía y lo merecía. Al rector lo elige la Comunidad Universitaria entre sus propios catedráticos, de modo que el ilustre plagiador, Fernando Suarez Bilbao, acaba de decidir aumentar el sueldo y crear un nuevo plus de docencia a un tercio de su plantilla de cara, se supone, a las próximas elecciones al rectorado a celebra celebrar en 2017, es decir, que siete denuncias de plagio que se van sumando hasta ahora, no solo no le hacen enrojecer, sino que con la anuencia de los políticos del Partido Popular con mucho mando en esa universidad, piensa que podrá, porque quiere y puede seguir al frente del rectorado. Es el beneficio de tener fe ciega en los padrinos que lo cobijan y que, vergonzosamente, no lo han presionado para que dimita, como ya viene siendo habitual y véase el reciente caso del alcalde machista, al que la propia presidenta Cifuentes excusa porque ya se ha disculpado.

            Susodicho rector, da grima solo nombrarle con ese título, y presunto delincuente, sigue al frente de la institución universitaria mancillando el nombre del saber y poniendo en duda la calidad y seriedad de todo lo que en ella se imparte. Qué forma de mafia gobierna esa universidad, parece un bunker de opacidad donde ni el resto de profesores ni los propios sindicatos del ramo encabezan una iniciativa para que se aclaren las cosas y devolver el respeto que nos merece la cuna del saber humano, tienen miedo o algo que ocultar, o simplemente les da igual. Llámame perro y tírame pan, es el lema de la España actual donde todo vale porque todo consentimos sin rechistar

“Diario Palentino, 04/12/2016”

Nov 15

Un barril de sangre azul (o un barón del PP, cunero en Palencia)

 51264117“Voto a Dios que me espanta esta grandeza, y que diera un doblón por describilla…”

            Me permito un sonado estrambote para ilustrar mejor lo estrambótico de la elección de candidatos parlamentarios por Palencia. En el PSOE la pelota fue y volvió varias veces, botando de las alturas a las bajuras y viceversa hasta que dio en piedra. Pero, lo del PP ha arrasado todas las barreras de comprensión para mentes sencillas como la mía. De paracaidista nos viene, al número uno de la lista para el Congreso, un ministro que acaba de sentar sus nobilísimas posaderas en un trono destrozado por el que se fugó con su amor, y puente de plata, al París de la France, después de haber incendiado toda la estructura educativa española.

            Un noble muy noble, de procedencia y casta noble, en el más puro sentido de estamento medieval, no de cualidad humana, se entiende, que, aunque lo fuera también, quedaría la virtud obnubilada por la losa de títulos y genealogía que porta sobre su generosa espalda. Si pones en Google: “Íñigo Méndez de Vigo, -relájate para el susto-, su padre fue ayudante del general Franco e hijo del teniente coronel Iñígo Méndez de Vigo y del Arco, y de Paloma de Montojo e Icaza, II condesa de Areny. Descendiente directo del marqués de Cubas y de la regente María Cristina de Borbón, fue su antepasado el marqués de Esquilache, y es sobrino de Carmen Díez de Rivera, hija natural de Ramón Serrano Suñer, cuñado de Franco, a la que nunca reconoció, Dña. Carmen Polo. Contrajo matrimonio con María Pérez de Herrasti y Urquijo, hija de Ramón Pérez de Herrasti y Nárvaez, XIV marqués de Albayda, y de Begoña Urquijo y Eulate, y , además, prima del actual ministro de Defensa Pedro Morenés y de Borja Prado, presidente de Endesa…”. Tiene cruces, medallas, premios y distinciones como para parar un tren. Cargos variados, libros y publicaciones, diputado en la UE, catedrático en la UCM y letrado de las Cortes. Todo por su propio esfuerzo y mérito. Olvidaba, es Barón de Claret.

            ¿Qué hemos hecho los humildes palentinos, si no metemos un ruido aunque nos masacren, para qué, ahora, de la noche a la mañana, nos caiga un barón sobrero de otras mesas que viene a nuestro escaso menú sin que sepa dónde está Palencia y a qué nos dedicamos? La risa guasona que le da, cuando le entrevistamos, choca con los rostros de sufrida impotencia del colonizado PP palentino, cuyo poder ha quedado a la altura del betún. Será lo que merecemos.

“Diario Palentino, 15/11/2015”

 

Sep 13

Cuándo la palabra era ley

avaro“Quién se come los propios compromisos tira por el desagüe su honor y su crédito personal”

            Tengo un amigo, oriundo de Villarramiel para más señas, que emigró a Barcelona casi adolescente para encontrar lo que su tierra le negaba, como ahora hacen nuestros hijos. Durante cuarenta años trabajó duro y entró en el negocio de la moda hasta conseguir una solvente empresa familiar con tiendas, incluso en las Ramblas, qué no es poco. Pero, lo más admirable de mi amigo es que no se jacta de sus triunfos comerciales ni económicos, sino de su buen nombre; de la satisfacción que le produce ser querido y creído por todos aquellos con quienes ha mantenido negocios y tratos a lo largo de su trayectoria empresarial. Decir su nombre es seña de seriedad y de solvencia. Ah, y mi amigo apenas tuvo ocasión de ir a la escuela.

            Mi abuelo decía que más vale tener crédito que tener dinero, si tienes lo primero, lo segundo vendrá cuando lo necesites. Pero hay quién tira por la borda su nombre familiar y deja que se lo pisoteen los acreedores a quién no paga porque se comprometió con palabras que luego se traga argumentando que por escrito no hay nada. Son muchos los que corren la suerte del avaro al que sangraban las uñas de tanto contar una y otra vez la calderilla en solitario; malvivía, malcomía y le encontraron tieso enterrado en su dinero.

            Quién falta a los propios compromisos puede llegar a convertirse en un ser peligroso que no se atiene a sus principios ni a sus valores si se le cruza otro interés más rentable en su camino. No se sabe qué sería capaz de hacer, hasta dónde llegaría si las circunstancias se presentaran; mataría, robaría, denunciaría al vecino para arrimarse sus bienes, mentiría, cambiaría de bando… ¡Quién sabe! Saltada la barrera de la lealtad, todo cabe.

            La corrupción que nos rodea tiene campo abonado sobre la flojera moral y aligera las conciencias de la pesada carga del mal hacer. Para aquellos jóvenes, y no tanto, que solo aman el dinero fácil, la trampa y la mentira son instrumentos cotidianos. No les valen los acuerdos concertados después de las negociaciones; si no está escrito y firmado, si no es exhibible ante un juez de lo dicho no hay nada. Pobres hombres sin palabra, con dinero y sin honor. Quién hablará bien de ellos en su entorno social, quién se sentirá orgulloso de sentarlos a su mesa, quién lisonjeará su persona cuando les llegue el día de las alabanzas. Salud a discreción. 

“Diario Palentino, 13/09/20152

Ago 30

¿Tenemos derecho? ¿De verdad somos humanos?


11856794_1687649488130711_1938747528_n“71 asfixiados en un camión, 50 en la bodega de una barco, incontables ahogados en el mar…”

            Hablamos de seres humanos, de congéneres, de niños y bebés, de mujeres embarazadas. Ya no podemos esconder más la cabeza debajo del ala. Los cadáveres llegan flotando a las playas; los bañistas encuentran enseres y restos humanos mientras disfrutan sus deportes acuáticos; los noticieros se abren con escenas escalofriantes a las que no nos acostumbramos. -¡Qué drama! ¡Qué horror!-, decimos espantados, y a continuación volvemos a lo nuestro sin más preámbulo, no podemos hacer nada, -quién soy yo, una firma en Avaz o en Change. Ále, ya hice mi parte; protesté

 El análisis último de lo que está pasando llega hasta las razones del voto que depositamos en las urnas cuando nos preguntan. Ciudadanos egoístas e incautos que votan a quienes nos prometen el oro y el moro; nos autoengañamos lisonjeando lo accesorio sobre lo principal, vivir mejor que el vecino, más casa, más coche, más ropa, más vanidad.

            Y ¿de dónde viene tanto? De la explotación de otros seres humanos, del expolio de países africanos o asiáticos que viven entre la confusión de sus corruptos dirigentes y las arengas de visionarios religiosos que los hacen luchar por no se sabe qué raza o creencia superior, así se mantienen distraídos mientras  les robamos sus recursos naturales, su minerales, sus gemas, su comida al fin. De paso, les vendemos las armas que fabricamos, porque nuestro PIB necesita cifras para cumplir con las consignas del Capital que todo lo manda. No importa si con ellas los sionistas matan adolescentes palestinos a bocajarro. Tampoco, si alentamos primaveras árabes para derribar dictadores y lo que conseguimos, o tal vez se pretendía, es desatar el caos para pescar mejor.

            África fue y es una mina para extracción de todo lo extraíble; esclavos, diamantes, trofeos de caza, pieles, tejidos, minerales, seres convertibles a las religiones más diversas, hasta rumbosas tesis doctorales pasando por taquilleras películas hollywoodenses y museos de hombres disecados. El colonialismo persiste en formas sibilinas, todo está manipulado por las grandes corporaciones multinacionales y los poderes imperialistas en la sombra.

            Si África es la mina, Oriente Medio un hervidero humano de razas, religiones y disputas en constante conflicto que tapa un solo interés, el económico; petróleo, armas, uranio enriquecido, destrucción y reconstrucción. De fondo Turquía en preguerra civil, Irán amenazando mientras la vieja y envejecida Europa repele la explosión demográfica afroasiática que huye del hambre y la guerra. Feo panorama. 

“Diario Palentino, 31/08/2015”