¿A quién interesa desestabilizar el Estado?

El-presidente-del-Gobierno-Mar_54376592650_54028874188_960_639“Manual del desestabilizador, dos pautas*: Desabastecimiento y violencia callejera”

            La estrategia para conseguir el poder a cualquier precio es tan antigua como la historia misma de la humanidad. Lo vemos cada día. En medio de una crisis económica crece el descontento ciudadano, no hay trabajo, los sueldos merman y los ricos son cada día más ricos. Solo se tratar de quemar más al pueblo y crear confusión. El desconcierto es terreno abonado para los no tienen ningún escrúpulo y sí mucha ambición. Este fue el caldo de cultivo en Chile y Argentina para cocer la llegada de sus respectivos dictadores, Pinochet y Videla, por poner dos ejemplos.

            El gobierno que nos desgobierna nos convierte en la vergüenza del mundo civilizado. Un mínimo reducto de ultras políticos y religiosos, talibanes y fascistas, integrados en esa cosa, FAES, fundada por Aznar para volvernos al franquismo en connivencia con la Iglesia Católica, nos lleva al escarnio público mundial. ¿Cómo pueden estar pasando estas cosas en la España europea del siglo XXI? se preguntan las voces más autorizadas.

            Utilizan a las fuerzas de orden para sembrar el desorden. Dos mil policías no pueden reducir a cien violentos de dudosa procedencia que les atacan y les hieren, pero dan, ya lo creo que dan, buenos porrazos a niños, familias, estudiantes y gente mayor que protesta pacíficamente en Gamonal, en Madrid, en Valencia, etc. La pregunta reside en el siguiente dilema: Quienes les ordenan intervenir o no ¿Es que son inútiles y no saben lo que hacen? o bien ¿Buscan a propósito violentar a la ciudadanía, crear un clima de inseguridad, de conflicto y de miedo? No hay tercera opción, o lerdos o con intenciones bastardas.

            Al rescate de las desastrosas cajas de ahorro siguen los rescates a las empresas amigas constructoras de las autopistas fantasma, y en el otro extremo, para compensar los miles de millones de euros hay que continuar con los recortes en lo básico, sin embargo en Defensa no falta dinero para vacaciones pagadas a los altos mandos y en Interior para material antidisturbios.

           El actual Ministerio de Interior junto con la alcaldesa de Madrid y el de Justicia van camino de hacer historia, pero del esperpento. Para su desgracia España no está para satisfacer ambiciones fascistoides.

“Diario Palentino, 30/03/2014, (revisada)”

Diccionario de la RAE:

Desabastecer:  1. Desproveer, dejar de surtir a una persona o a un pueblo de los productos necesarios o impedir que lleguen donde los esperan o necesitan.

Desestabilizar:  1. Alterar o perturbar la estabilidad. 2.  Comprometer la estabilidad de una situación política o económica.

 

Deja un comentario