Otra ocurrencia episcopal o la viga en el ojo propio

A los jerarcas eclesiásticos se les está yendo de las manos todo. La feligresía desconcertada no sabe a qué atenerse.

Tantos siglos de dogmas de fe impartidos a machamartillo y de papas que nunca se equivocan porque están investidos del don divino de la infalibilidad, y ahora salen por doquier espontáneos que no saben torear pero que llevan mitra como si fueran experimentados “maestros”.

Desde Periódico La Jornada, nos llega el siguiente notición, pasen y lean:

Hay que perdonar a curas pederastas; no sabían lo que hacían:

Cancún, QR., 29 de marzo. Los curas pederastas merecen perdón porque no sabían lo que hacían, expresó Pedro Elizondo, obispo de la prelatura Cancún-Chetumal.

Hasta ahora nos damos cuenta por la ciencia y los estudios de las consecuencias de esos actos, que pueden afectar y dañar, pero antes no se sabía, comentó el religioso a los reporteros el domingo pasado.

“Lo hicieron por ignorancia, a lo mejor no sabían. En tal medida puede aplicárseles el precepto de Jesucristo ‘perdónalos, porque no saben lo que hacen’”, señaló…

Hugo Martoccia, Corresponsal

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.