A la retestera

Entrevista_Maria_Dolores_Cospedal

“Pobre Rajoy, que entre corrupciones y espionajes en el ámbito de la familia política, ya no sabe si tiene pruebas para enjuiciar al gobierno, a la Fiscalía, a la policía o repartir coscorrones a diestro y siniestro entre los suyos”

Años ha que venimos oyendo la advertencia de que es peligroso ponerse al sol sin protección. Este verano caliente está provocando muchos desvaríos en cabezas descuidadas que no hacen caso de los buenos consejos, lo que les lleva a hacerse un lío y reincidir en ese viejo tópico de políticos que llevan demasiado tiempo en la palestra y tienen despistes como “Ya no sé ni quienes son los míos”.

Es lo que pasa al pobre Rajoy que entre corrupciones y espionajes en el ámbito de la familia política, ya no sabe si tiene pruebas para enjuiciar al gobierno, a la Fiscalía, a la policía o repartir coscorrones a diestro y siniestro entre los suyos.

Lo cierto es que comienza a enroscarse con figuras históricas confusas y dice: “No soy un inquisidor y no puedo acusar a nadie sin pruebas”, refiriéndose a su propio almacén de presuntos corruptos, que cada día que pasa acumula mas stocks. A continuación y sin puntos ni comas, decide que se apoye con firmeza las declaraciones de su portavoz Cospedad, que en foto playera marbellí, sin sombrero ni sombrilla y un rictus de fastidio por el corte vacacional, decide de pronto declarar barbaridades como:” La Fiscalía persigue a la oposición más que a ETA”, o que el Gobierno espía a la oposición. Declaraciones que han enervado incluso a los sectores más conservadores de la policía y de la Justicia  ¡Ah! y si su jefe no es un inquisidor, no puede acusar sin pruebas, ¿no?, ¿o es que sí lo es y entonces no necesita pruebas?

Más que preocupante comienza a parecer un suicidio político a plazos la forma en que el Partido Popular está manejando el tema de las corrupciones y de los espionajes propios entre sí, como si estuvieran ensayando para hacer la chivorra el resto de legislatura, en vez de oposición seria que es lo que les corresponde y que para eso les pagamos.

El escritor Antonio Gala: “El PP es un partido llamado a desaparecer: ha dado bastantes pruebas desde hace mucho tiempo. Es precisa aquí la existencia de una derecha clara, noble, directa y organizada. Desenganchada de una vez de antecedentes casi penales: franquismo, fraguismo, siglas desacreditas, confusiones heredadas y nombres ya manchados”, sentencia desde la sección de Opinión del diario de Pedro J. Ramírez.

Y es que el sol directo en la cabeza hace estragos. “Diario Palentino, 16 de agosto de 2009”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.