Sep 25

Drones e inviolabilidad del domicilio

droneEl dominio aéreo y mi derecho constitucional a la intimidad

      Tengo un ignoto intruso de vida aburrida que sobrevuela mi casa y mi jardín con su dron, y para eludir su penosa existencia, el pobrecillo, destina parte de su valioso tiempo vital en fisgarme desde el aire. No tuve a mano una pistolilla de aire comprimido, pero ya me la he agenciado, tal vez su próximo vuelo sobre mi cabeza sea el último. Derribado y destripado veré la información que acumula, y, además de quedarse sin aparato, si descubro al anónimo cobarde que curiosea vidas ajenas lo denunciaré por un delito de violación del derecho a la intimidad protegido por el artículo 18 de la vigente Constitución española. El Tribunal Supremo dice que “el domicilio es el espacio donde el individuo vive ejerciendo su libertad más íntima, al margen de convenciones sociales, así como todo espacio apto para que, eventualmente o de forma permanente, pueda ocurrir lo anterior. En concreto, se consideran domicilio a efectos constitucionales: las segundas viviendas, los vehículos o caravanas, las habitaciones de hotel, etc.”, y añade, “Para la vulneración del derecho no es necesaria la penetración física sino que comprende también las invasiones efectuadas mediante aparatos mecánicos, electrónicos o análogos, visuales o auditivos.”

      El Derecho Romano contemplaba que el dueño del suelo era el dueño del vuelo, todo en altura sobre su cabeza le pertenecía. Con la navegación aérea comenzó la regulación internacional del uso y dominio que pertenece a cada Estado así como las autorizaciones necesarias para surcarlo. La generalización de los drones como instrumento de transporte y como juguete ha creado una situación de descontrol gubernamental, pero eso no es óbice para que su uso ilegal genere las penas que correspondan por atentar contra derechos fundamentales, sobre todo cuando esos aparatejos pueden llevar incorporadas cámaras de emisión directa que toman fotografías o vídeos, violando la intimidad y vida privada de las personas, y creando riesgo en la seguridad del domicilio al grabar desde el aire las circunstancias internas de recintos vallados a los que solamente tienen acceso legal sus propietarios o personas autorizadas o invitadas por éstos. De modo que, aviso a navegantes presuntos delincuentes, no sea que un rato de morboso fisgoneo les depare graves consecuencias.

“Diario Palentino, 25/09/2016”

Sep 18

“Rita hace cosas”

las-figuras-rita-barbera-mariano-rajoy-punto-arder-una-falla-valencia-1458590330571“Desde luego, por eso está en el banquillo del Supremo”

         Al grito de “Rita te queremos” un público enardecido alienta el mitin de Rajoy en apoyo de “mi amiga, Rita”, “orgulloso de ser su amigo”, “Rita, la mejor alcaldesa de Valencia, y de España”, “Porque Rita hace cosas”. Ni tanto que las hace, buenas y malas como todo el mundo, en veinticuatro años al frente de una alcaldía dan para hacer muchas cosas, hasta para financiarse las campañas con fondos de procedencia tan irregular que la han conducido a sentarse como presunta en el banquillo penal del Tribunal Supremo por blanqueo de capitales y contrataciones irregulares. Y, es que parece que Rita, como sus colaboradores y amigos políticos más cercanos, también ha hecho cositas malas. La investigación la imputa nada menos que unos 317.000 euros en recaudación por donaciones anónimas para el partido entre los años 2002 y 2014. Ahí es ná.

        En terquedad Rita supera con creces a su amigo Rajoy. Se pega al asiento con SuperGlu mientras haya alpiste pero abandona el barco si se hunde. Cuando perdió la alcaldía ni siquiera recogió el acta de concejala, salió huyendo al Senado, donde sigue pertrechada a pesar de no ser ya del Partido Popular que la colocó para que fuera aforada ante la amenazante tormenta judicial. Ahora, al sueldo que cobra sumará el del Grupo mixto y llegará a 7.000 euros mensuales. Ya fue la alcaldesa que más cobraba de España, 156.000 euros en 2013.

            Estas cosas que hace e hizo Rita, y tantos otros, están quemando a los jóvenes cachorros del Partido Popular que no entienden por qué tanta condescendencia ante tamaños desmanes de las altas figuras de su partido. Con la ingenuidad e idealismo propio de la juventud no quieren ver lo peligroso que es cabrear a un corrupto que amenaza con tirar de la manta y dejar en cueros a otros muchos durmientes agazapados y rezando virgencita, virgencita…, porque a ver qué se han creído, que tanta publicidad, tantos medios de difusión y tanta farándula son gratis. Véase como han negociado con su proscrito Bárcenas la retirada de la denuncia por el borrado de ordenadores, véase cómo canta por soleares Jaume Matas para salvar su culo. Testigos sorpresa, chivatazos, escuchas, como en un campo de minas las amenazas atenazan por doquier al Partido Popular, hay que ir con pies de plomo y no cabrear a los imputados, mejor aconsejarles que sean fuertes.

“Diario Palentino, 18/09/2016”

Sep 11

La rabia contenida (del clero atrapado en el celibato)

52143_n_27-06-12-11-03-03Ese clero atrapado en la consigna de la perversidad de la mujer

            La mujer es mala, encarna la perdición, os hace pecar, tentó a Adán con la manzana y perdimos el Paraíso, solo la Virgen María es pura porque es madre de Dios. Después de escuchar esta cantinela en sus diversas versiones y formatos durante un día y otro día año tras año en los seminarios, no me extraña que algunos clérigos digan tantas barbaridades, y otros muchos que las callan porque no ser correcto verbalizarlas. Bajo esas premisas la condena de la mujer está escrita de antemano.

            En realidad son pocas las voces incoherentes que lanzan proclamas extemporáneas y provocan más bien risa que rabia, aunque nunca se sabe el daño que a larga puede hacer el talibanismo religioso cuando se pone machacante y proliferan las mentes obtusas que se dejan embaucar. Veamos ejemplos: “Hay que quitar el voto a las mujeres porque hacen lo que quieren y piensan por su cuenta”, Monseñor Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares, y añade “el feminismo es un proceso de deconstrucción de la persona”. Por su parte, Demetrio Fernández, obispo de Córdoba, asegura que “La mujer tiene una aportación específica, dar calor al hogar y que cuanto más varón sea el varón, mejor”. Si de la libre maternidad se trata ambos se ceban como fieras rabiosas, el primero asegura que La libertad de la mujer se corrompe con el derecho a decidir” y califica el aborto de “holocausto silencioso”, el segundo remata que “la fecundación in vitro es un aquelarre químico”. El divino de Alcalá, al que tiene inquieto el asunto de la entrepierna, resucita la monserga de llegar virgen al matrimonio y ante la realidad de la inexistencia de vírgenes a tal fin ha ideado cinco pasos para recuperar la virginidad. ¡Olé, olé!

            Pero a estos caritativos tolerantes no les molestan solo las mujeres también los homosexuales les quitan el sueño y además se les unen el obispo de Getafe y otro de Ciudad Real, esta fiesta contra las libertades y derechos personales se va animando. Al írseles los feligreses como el agua en una cesta llaman la atención de la carcundia que es lo que les queda. Hablan de respeto y no respetan, sermonean la caridad y la piedad pero envidian a sus ocho mil colegas emparejados que tienen un hogar y comparten su vida sentimental al calor de otro ser humano.

“Diario Palentino, 11/09/2016”

 

Sep 04

Lo de Rajoy es de Juzgado de Guardia

king-rajoy“Su ego particular por encima de todos los españoles”

             Con su terquedad habitual Rajoy insiste en que ha ganado las elecciones y no atiende a razones. Con su minimayoría no quiere aceptar que quien gana las elecciones gobierna, simplemente y sin ayuda. Quiere que otros le den lo que ha sido incapaz de conseguir y se cree con derecho a ser el Presidente de todos después de maltratarnos política y económicamente, de disculpar y cobijar la propia alarmante corrupción, de insultar a los otros representantes de “muchos” españoles y de someternos al estrés de tener que escuchar sus discursivas sandeces.

            Mariano, sentado en su inamovible sillón de divinidad trasnochada, espera, desea y exige que todas las demás formaciones le rindan pleitesía y le lleven ofrendas llenas de votos a sus pies de barro derretidos en el charco de desgobierno al que está sometiendo a España sin ningún pudor ni reparo. El joven Rivera, aspirante a heredero de votos procedentes de la zona derecha más moderada y democrática del Partido Popular, ha dado muestra de una paciencia casi infinita y de una entrega encomiable a su misión de intentar que se forme gobierno, hasta que se ha hartado del pamplineo marianil y ha tirado la toalla. No es para menos.

            El gran obstáculo, el gran murallón, el presón que no deja fluir los cauces democráticos es solo y únicamente Mariano Rajoy. Se lo dicen a troche moche, desde la oposición y dentro de su propio partido, ?“Vete, Mariano, vete”?. Incluso sus más fieles lacayos se han rebelado contra la propuesta de celebrar nuevos comicios el día de la Navidad. Clama al cielo. Claro que, por otro lado, quienes le defienden a capa y espada son los cercanos agraciados con cargos, y ahora sin cargas. Ya se sabe cómo funcionan los partidos, cada líder va colocando a sus fieles en puestos estratégicos que sostengan su liderazgo, pues, como fichas de dominó, en hilera acabarían cayendo todos. Difícil de remediar a corto plazo.

            Agazapado en su perverso discurso de poner la pelota en el tejado de otros y repetir cansinamente el mantra de la culpa ajena, Rajoy se libera de asumir la responsabilidad exigible a un hombre de Estado, ardua tarea cuyo camino desconoce. Ya nos ha convencido de que no es corto de luces sino obstinado y testarudo, lo quiere para él, para sí mismo y por encima de todo, aunque con su tozudez arrase con todo, todo, aunque el país se paralice, o retroceda. Y, lo consentimos.

“Diario Palentino, 04/09/2016”

Ago 28

El burkini, toca madera

islam“El patriarcado atroz y extremo encuentra otro cauce de subyugación”

             No es un debate baladí, los argumentos sobre libertades y tolerancia centrados en que Europa debe ceder y tolerar para hacer honor a su bandera de valores no tienen en cuenta que desde la otra parte la permisividad con las costumbres occidentales es de cero rotundo. Para los hombres musulmanes las que vestimos pantalón corto y bikini somos directamente putas, date un paseo por el Jan el–Jalili en El Cairo y verás cómo te ponen.

            El radicalismo musulmán crece exponencialmente desde los últimos treinta años cuando las jóvenes de países africanos del entorno mediterráneo vestían a la occidental con toda normalidad. Ahora es imposible, hasta la europeizada Turquía de Kemal Ataturk marcha hacia atrás. Nawal Al Saadawi, escritora egipcia de 84 años, dice: ‘Mi madre era más libre que mi hija’. De hecho, entre las propias jóvenes radicalizadas se increpa a las que no se atienen a la rigidez del vestuario. La presión social interna no permite diferenciar las mujeres que se cubren por voluntad de las que lo hacen bajo coacción.

         En el torticero argumentario se pretende comparar la vestimenta musulmana con la de las monjas católicas, pero en el Islam se cubre a las niñas desde los doce años que aún no tienen libertad de elección. Las monjas se bañan en lugares públicos con bañadores al uso no con sus hábitos, y los eligen en edad adulta, ninguna presión social incide en su decisión ni a todas se nos obliga a vestir de monjas. También hay comparaciones del burkini con un traje cualquiera de neopreno, solo que éste no tiene simbolismo religioso ni propagandístico y su función es protectora, en una piscina resultaría antihigiénico.

            Mujeres intelectuales y cultas musulmanas, activistas del feminismo, diputadas, juristas y profesoras consideran ‘el burkini un retroceso, una degradación para la mujer y una falsa libertad bajo un patriarcado impuesto’. Véase la singular confusión sufrida por la inventora del burkini, Aheda Zanetti: ‘Me gusta ir detrás de mi marido, porque yo soy el motor, y elijo serlo. Quiero que él se lleve todo el crédito porque yo soy una triunfadora silenciosa.’ y ¡Olé!

          Cualquier novedad restrictiva de la libertad de las mujeres es contagiosa y nefasta a la larga para todas, y en el Islam hablar de libertad de las mujeres, aunque sea para vestirse suena a chiste de humor negro. 

“Diario Palentino, 28/08/2016”